Léeme!: Bienvenido a las Crónicas de Ávalon Esmit. Antes de nada, comentarte que ésta historia pertenece a una Saga o Conjunto de Historias cuyo eje principal son éstas Crónicas, compuesta por tres Libros: Semiya, Siembra y Revolución. Con el tiempo, los medios y los fondos necesarios iremos exponiendo otras secciones y blogs para completar todo éste Universo con Historias como La Guerra de Arturo, Relato de un Atrapado o 30 años de Oscuridad. Si decides embarcarte en la aventura, deberías empezar, evidentemente, por el principio. En la columna de la Derecha dispones, en orden cronológico, de todos los capítulos y entradas, comenzando la Novela con La Nota del Autor: Tres Frases para Explicarlo Todo. En el cuerpo principal del Blog iré subiendo los diferentes capítulos, estando siempre el último en la parte de arriba y los anteriores justo debajo. Para terminar, comentarte que tienes la versión del blog para el móvil y, sobretodo, si estás impaciente o si quieres contribuir o patrocinar a un servidor, que por ahora no puede vivir de ésto, puedes acceder a la Librería y comprar éste Libro u otros Cuentos y Relatos, o entrar en La Sastrería y hacerte un cuento a medida

martes, 31 de mayo de 2011

Capítulo 4


Jonás kedo mirando la pantalla.—Señor,aga el favor—scucho ke decia 1 dlos agentes.El otro,mas corpulento y cayado,avanzo acia Jonás y,alargando el brazo acia la pantaya,pulso nel cierre dla sesion.Acto segido sujeto por el brazo a Jonás y lo yevo asta su compañero.Ste saco del bolsiyo 1 pulsera electronico y se la puso nla muñeca izq d Jonás.—Vamos—le dijo el mismo agente.Los verdes se colocaron a ambos lados d Jonás y,custodiandole,bajaron las scaleras.Todo el Navio guardaba cierto silencio.Se scuchaban murmuraciones y señalaban al reo.Todos y cada 1 d akeyas personas imaginaban el delito d Jonás,pero a ninguna dsas personas se le paso porla cabeza el delito real.El delito d Jonás era buscar el significado d 1 palabra.
Mientras era conducido ntre las mesas del cafe,el reo miraba a las gentes, pero no ls veia.Su mente era un torbeyino d pensamientos y miedos.Sobretodos prevalecia 1 solo.Recordaba las palabras del agente. <<Intento d aceso a codigos y palabras prohibidas>>La unica razon porla ke esas gentes no atinaban a acertar el delito del reo era la misma razon por la ke Jonás staba perplejo: “Palabras Prohibidas” Ni Jonás ni nadie dlos ayi presente podian imaginar ke xistieran palabras prohibidas.
-   Permanezca en pie—le dijo el agente ke parecia el superior una vez salieron del navio.Ayi,junto a la Anav,el superior desenfundo un pekeño aparato.—Vamos a realizarle un scaner retinal.Mantenga los ojos abiertos—y dicho sto,inserto 1 Mdisc nel aparato,lo yevo asta sus ojos y lo acoplo.Pulso un boton y Jonás pudo ver como un az d luz azulada recorria sus ojos.Luego sono un pitido.El agente bajo el scaner y miro la pantaya mientras se scuchaba 1 voz electronica. <<Jonás d Amittay Debora.18 años.Soltero.Sin trabajo.Studios basicos realizados.Direccion en: Pasarela 2B2,H7-1º.Bajo custodia paterna.Sin antecedentes.Delito imputado?>> Y el mismo agente contesto.—Gn-2-17.Un segundo despues se scucho la misma voz: <<Retener y conducir a Oficina Federal Zero.Sede central.Oficial ncargado: Winston.Fin d transmision.>> La voz se apago y el agente arrojo el scaner al asiento delantero.
-   Señor d Amittay,sta usted retenido.No precisa d abogado hasta ke el oficial Winston le interroge y le acuse formalmente como infractor.—Y abriendo la puerta,le señalaron el interior del vehiculo.Jonás obedecio.No podia acer otra cosa.Su cuerpo obedecia por istinto.En silencio se acomodo nel asiento.Los agentes ntraron nla Anav tambien silenciosos.Otra voz electronica pregunto el destino.—Oficina Federal Zero—dijo el agente. <<Elevese a 150 mt,via interbloke 3,direcion B10>> Mientras el agente al mando se elevaba,elotro por fin ablo.—Gn? Ke delito es ese? –pregunto casi en susurro.—Ni idea.Es la primera vez ke me yega ste codigo.—Pues dbe ser grave,lo mandan a la zero...—dbe.
Jonás tuvo miedo.Dsd el asiento trasero,tras la mampara d seguridad,abia podido scuchar levemente el dialogo ntre los agentes.Ni eyos mismos sabian d akel delito. Oficina Zero.Era grave.Jonas stuvo a punto d yorar.Sobrevolaban el aniyo porel xterior,direcion al bloke 10.Nel silencio del veiculo,Jonás comenzo a imaginarse la oficina zero.Podia ver al oficial Winston,d pie frente a el, enun cuarto en penumbra. Podia verse a simismo sudando y yorando sin saber xplicar al oficial Winston lo sucedido.10 min despues yegaron al Bloke 10.
>>Autopista 3.Altura 10 asta diagonal 8.Altura 0 por trasversal 2ª
-   Abias venido alguna vez?—pregunto el agente corpulento y silencioso.—Solo un par d veces—contsto el otro.
5 min despues yegaban a un edeficio alto.Staban en la cara norte del bloke 10 y akeya construcion se elevaba por ncima d las cupulas d vidrio y dlos edificios residenciales.Era d structura cuadrada.Todas sus paredes eran d vidrio.
<<Oficina Zero.Puerta 0>> dijo la voz electronica.La patruya paro al fin.Jonás temblaba.Los oficiales bajaron y,frankeando la puerta trasera,sacaron a Jonás.
-         Acompañenos—y Jonas obedecio.
Entraron nel edificio.El hall era grande y luminoso.Tnia una gran recepcion central con 4 agentes tras eya. Rodeando a sta, a unos 15 mt, abia otras recepciones satelites mas pekeñas separadas ntre si por unos 5 mt.Cada 1 d eyas tnia un cartel distinto.Rb: Robos. Hm: Homicidios. Es: estafas. Y asi unos 10 mostradores con 1 o 2 agentes ke rodeaban en arco la recepción central.
Pocos pasos despues d ntrar,los agentes se pararon y buscaron el mostrador ke les correspondia.No lo ncontraban.Gn no tnia mostrador.Los agentes se miraron.
-Vayamos al centro—dijo l superior. Y avanzaron con Jonás ntre eyos.Cuando yegaron al mostrador central,un oficial les miro y despues agacho la cabeza.—Delito?—pregunto rutinariamente sin mirarles.—Gn-2-17—contsto el agente superior.—Gn?—repitio levantando la cabeza.Los agentes d Jonás se encogieron d ombros dando a ntender ke eyos tambien lo desconocian.—Seguro?—pregunto el oficial mientras otro se acercaba. —Si,Gn—confirmo el agente.—El oficial ncargado es Abel Winston—le informo mientras le tendia el MDisc con los datos del scaner.—Winston?—pregunto el oficial ke se abia acercado.—No lo conozco.Ni me suena—dijo meneando la cabeza.—Introduzca las claves y a ver ke acion corresponde—le dijo al otro oficial señalando el PC.
Jonás staba temblando.Nadie sabia nada de su delito.Era una laguna en la structurada y metodica Oficina Zero,sede central d todos los servicios d seguridad del aniyo.Cada delito,falta o pleito,tnia ayi 1 clave,un codigo,una conducta,una acion,una acusacion y una pena; todos,menos el de Jonás.Y esa laguna acia mas temible ese delito a los ojos d Jonás.
El 1er oficial introdujo el MDisc.—Si.Intento d aceso a codigos y palabras prohibidas.Oficial Winston.Es la 1ª vez ke veo sto—dijo mirando alos agentes y al otro oficial.—Muy bien.Pueden irse.Ya nos ncargamos nosotros—y mientras dcia sto miro acia tras e izo un gesto con la mano.Otros 2 agentes se acercaron.Al yegar junto al mostrador central los agentes ke trajeron a Jonás dieron media vuelta y se marcharon ntre susurros.Jonás segia ayi,rodeado d tanto misterio,siendo el centro d atencion.
-Muy bien,vamos a ver donde t mandamos—dijo el oficial.—Fiuu!—silbo mientras sacaba el MDisc.Se lo tendio a 1 dlos nuevos agentes.—Piso 15.Despacho 101.Ayi lo speran.
Los agentes llevaron a Jonás del brazo asta el elevador acristalado.Lo metieron dentro,d spaldas a la puerta.1 deyos alargo la mano asta los botones.Jonás sigio el movimiento.Era la ultima planta.El ascensor comenzo a subir y progresivamente aumento su velocidad.Jonás,veia como el mundo se acia cada istante mas pekeño.Las personas ke transitaban por el hall parecian aora puntos,ormigas ke circulaban a sus pies.Sono un pitido y el ascensor mpezo a frenar.Unos segundos dspues sono otro pitido.Jonás no podia contener los latidos dsu corazon.Los 3 giraron y se nfrentaron a las puertas abiertas.1 luz blanca iluminaba intensamente pero d forma suave y agradable.Frente a las puertas del ascensor se ncontraba otro mostrador d recepcion.No abia ni rotulos ni codigos.Mientras se acercaron al mostrador,1 señorita joven se levanto tras el mostrador.Sonrio.
- Despacho 101,oficial Winston—dijo un agente dejando el MDisc sobre el mostrador.—Lo se.Dejenlo aki—contsto la señorita sin dejar d sonreir y sin coger la tarjeta.Los agentes se miraron.—No se preocupen.Vayanse—la secretaria dejo d sonreir.Los agentes obedecieron y volvieron a meterse nel ascensor.Cuando se cerraron las puertas la señorita miro a Jonás y volvio a sonreir.
- Jonás, ¿verdad? –le pregunto.—Si—contsto casi enun susurro Jonás.Akeya mujer con su sonrisa le trankilizaba.—Muy bien.Acercate—Le dijo mientras rodeaba el mostrador.Vestia un uniforme gris y amariyo.Jonás fue acia eya.Era atractiva.—Dame las manos—le pidio suavemente con su eterna sonrisa.Jonás tendio sus brazos y eya los tomo con suavidad.Girando las muñecas observo sus manos.Las toco levemente. Despues solto la mano derecha de Jonás y tomo con sus 2 manos el brazo izq.Con cuidado deslizo la manga dla chaqueta acia arriba.—Aki sta, la dichosa pulsera—y diciendo sto miro fijamente a Jonás.—Bonitos ojos—llevo su pulgar derecho asta la pulsera y sin dejar d mirar a Jonás lo situo ncima del pekeño lector digital.La pulsera se abrio.—Ya sta—y volvio a colocar la manga de la chaketa.—Gracias—atino a decir Jonás mientras se tocaba la muñeca.
-Bueno Jonás, tendras ke esperar un poco—le decia cogiendole del brazo y llevandole a unos siyones ke abia a la izq del mostrador—El señor Winston en stos momentos no sta aki,viene d camino,asi ke sientate aki—le dijo señalandole un siyon.Jonás se sento.—¿Kieres algo d beber?—N..no.Bueno,un poco d agua si puede ser—rectifico.—Claro Jonás—y diciendo sto se yevo la mano al microfono de su solapa—Sara,porfavor,trae 1 boteya d agua.Si necesitas algo mas,dimelo, ¿d acuaerdo? Yo stoy ayi mismo—dijo señalando la recepcion.—Gracias—asintio Jonás.
No ntendia por ke akeya mujer era tan amable.Acia apenas unos minutos se econtraba con 1 pulsera electronica nla muñeca,rodeado d agentes,acusado d un misterioso crimen,n teoria grave,y aora le trataban como a un invitado.Jonás staba mas trankilo,pero xtrañamente,nel fondo,tnia mas miedo.5 min despues aparecio 1 señora mayor,d unos 50 años,con 1 bandeja donde yevaba 1 boteya d agua d marca cara junto a 1 copa d cristal.La señora fue directa a Jonás.Tambien sonreia amablemente.
-Aki tienes,hijo—le dijo dejando la boteya y la copa nla mesa dsu drcha—¿Kieres algo mas?—pregunto atenta.—No,no,gracias—contsto asombrado Jonás.—Pues muy bien.Y venga,no t preocupes,¿eh,Jonás?—No lo podia creer,¿eske todos conocian su nombre?—Gracias—repitio agradecido.Observo como se marchaba la señora.A su paso por la recepcion,la secretaria tambien se lo agradecio.—Gracias,Sara—D nada cariño—contsto la señora.Jonás miro nuevamente a la secretaria.Eya le correspondio y le brindo otra sonrisa.Luego,agachando la mirada,sigio con sus tareas.
Jonás miraba a su alrededor.Observaba cada elemento decorativo y analizaba su situacion.No comprendia donde staba,porke staba ayi y por ke le trataban asi.Pasaron 15 min y el nerviosismo d Jonás fue en aumento.
D pronto,el indicador de subida del ascensor se ilumino.Los latidos d Jonás dieron un brinco.Su pulso se acelero.¿Seria Winston? Seguro.Era el oficial Winston.Los numeros luminosos aparecieron en la pantaya.0,1,2,3. Cada vez mas rapidos.Pero Jonás los leia nitidamente.Para el no iban tan rapidos.6,7,8.Mas rapido.Jonás se seco el sudor dsus manos nlos pantalones.11,12.Jonás se retorcia en su siyon.13.Sono el pitido de frenado.Aora lento, muy lento, demasiado lento.14.Jonas kiso sujetarse el corazon ke le saltaba nel pecho.D pronto percibio algo.Seguia tniendo akeya lamina en su pecho.Akeya maldita lamina.Se asusto terriblemente.15.Sono el pitido d yegada.Jonás se adelanto sentandose nel borde dsu asiento.Sudaba y temblaba.Tnia akeya palabra,culpable del delito Gn-2-17,todavia en su pecho.No sabia ke acer.No sabia donde meter sus manos.Las puertas se abrieron lentamente.Muy lentamente.Nadie salia.Todavia nadie.Aun nadie.
-Buenos dias,señor Winston—dijo d pronto la secretaria.
Jonás tuvo miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario